Anna ho y el equipo que desentrañó el enigma cósmico

Anna ho y el equipo que desentrañó el enigma cósmico
Diablo de Tasmania

Hace un año, los científicos fueron testigos de un fenómeno astronómico increíblemente raro: una explosión única y peculiar. Pero lo que descubrieron recientemente es aún más sorprendente de lo que se pensaba inicialmente. Después de la primera explosión, se produjeron varias explosiones más en rápida sucesión. ¿De qué se trata todo esto?

El Diablo de Tasmania, como se le conoce a este misterioso evento, es una explosión que ocurrió a miles de millones de años luz de distancia de nosotros. Oficialmente denominada AT2022tsd, esta llamarada se manifestó con una intensidad aproximada de 100 mil millones de veces la del Sol. Científicamente, se le conoce como transitorio óptico azul rápido (LFBOT) y fue avistado por primera vez en 2018.

Los LFBOT son conocidos por generar explosiones extremas, a menudo más brillantes que las supernovas, pero significativamente más breves, generalmente durando solo unos días. Además, son extremadamente calientes, alcanzando hasta 40,000°C en poco tiempo y emitiendo luz azul. Dada su rareza, los astrónomos no pueden explicar su origen ni sus características. Sin embargo, el Diablo de Tasmania resultó aún más extraño de lo imaginado.

Un equipo de científicos liderado por la astrónoma Anna Ho, de la Universidad de Cornell, ha vuelto a analizar los datos recopilados por 15 telescopios de todo el mundo. Han identificado al menos otras 14 explosiones de inmensa luminosidad que ocurrieron en tan solo 120 días, con una intensidad igual o incluso superior a la del estallido original. Cada una de estas explosiones duró solo unos pocos minutos, como un destello espacial. ¿Qué pudo haber causado algo así? Los expertos han intentado dar una respuesta.

Sorprendentemente, en lugar de desvanecerse como se esperaba, la fuente de luz se volvió a encender brevemente una y otra vez. Según la doctora Ho, esto es aún más extraño de lo que se creía. En un estudio publicado en Nature Astronomy, 70 expertos internacionales han propuesto una fascinante respuesta a este misterio. Aunque no se conoce la causa exacta de esta explosión, hay indicios que sugieren que la formación de un objeto compacto, como un agujero negro, podría estar detrás de todo esto.

Los agujeros negros pueden surgir del colapso de una estrella masiva. En este caso, estaríamos frente a los restos de una estrella que, al morir, provocó primero una explosión inmensa y luego varias explosiones más de intensa luminosidad. El cadáver estelar se reactivó una y otra vez, demostrando que no está inerte después de la primera explosión. Estos destellos podrían provenir de uno de estos cadáveres estelares recién formados, lo que nos permite estudiar sus propiedades, concluyó la doctora Ho.

El Diablo de Tasmania ha dejado perplejos a los científicos con sus múltiples explosiones y su origen misterioso. Aunque aún hay mucho por descubrir, este evento nos brinda la oportunidad de investigar y comprender mejor los objetos compactos en el universo. Seguiremos atentos a las próximas novedades sobre este fascinante fenómeno astronómico. ¡El universo nunca deja de sorprendernos!