BYD en el centro de la investigación de la UE: posibles aranceles sobre los coches eléctricos chinos

BYD en el centro de la investigación de la UE: posibles aranceles sobre los coches eléctricos chinos
BYD

El sector automotriz está en constante evolución y transformación, especialmente con la reciente transición hacia la movilidad eléctrica. En este contexto, la Unión Europea, consciente de los desafíos que enfrenta en un entorno de tensiones comerciales crecientes, ha emprendido una investigación antidumping en profundidad sobre los vehículos eléctricos (BEV) producidos en China. Esta medida responde a la preocupación de que el gobierno chino podría estar subvencionando de manera desleal a sus fabricantes de coches eléctricos, lo que menoscaba la competitividad del mercado europeo.

Proteccionismo vs. competencia leal

China, al verse acusada de prácticas desleales, ha defendido la posición de que su éxito en el ámbito de la automoción eléctrica se debe a la superioridad de sus productos y no a las ayudas estatales. La respuesta de las autoridades chinas no es más que un reflejo de las disputas comerciales y la complejidad de las relaciones entre las potencias económicas, en especial en sectores de alta tecnología como es la automoción eléctrica, donde la competencia es particularmente feroz.

El estudio del instituto Kiel y la intervención estatal China

Un análisis por parte del Instituto Kiel ha arrojado luz sobre la magnitud de las supuestas subvenciones chinas a sus fabricantes de automóviles. Según sus hallazgos, el apoyo financiero proporcionado por el gobierno chino supera considerablemente al de la Unión Europea y la OCDE, lo que ha permitido a los fabricantes chinos, no solo consolidarse en el mercado doméstico sino también penetrar en Europa. Este informe destaca que, específicamente, BYD se convirtió en el mayor beneficiario, con una cantidad de ayudas que deja en claro la ventaja desproporcionada que tienen estas empresas frente a sus competidores.

Repercusiones para BYD y la competencia global

El informe del Instituto Kiel menciona que casi todas las empresas automotrices chinas que cotizan en bolsa se beneficiaron de la ayuda directa del estado en 2022, y BYD recibió cerca de 3.400 millones de euros. Estos subsidios no se limitan a transferencias de efectivo, sino que incluyen facilidades en el acceso a materias primas, obligaciones de transferencia tecnológica y preferencias en licitaciones públicas, entre otros. Estas ventajas, a menudo no completamente reconocidas, han catapultado a BYD a una posición de liderazgo, sobrepasando a gigantes automotrices como Tesla.

Expectativas ante las conclusiones de la UE

La investigación antidumping de la Unión Europea está en curso y se esperan los resultados hacia finales del año en curso. La próxima visita del canciller alemán, Olaf Scholz, a China, puede representar un momento crucial para abordar estos temas de manera directa. Los expertos que aportaron al estudio del Instituto Kiel sugieren que el diálogo es esencial para encontrar una solución a estas tensiones comerciales. El sector automotriz europeo, y el mundo en general, aguarda con expectativa las conclusiones de esta investigación, conscientes de que el resultado podría tener un impacto significativo en el panorama global de la industria de vehículos eléctricos.