La primera fábrica europea de BYD en Hungría

La primera fábrica europea de BYD en Hungría
BYD 

El horizonte automotriz se está redefiniendo con el surgimiento de nuevos actores globales, siendo la china BYD (Build Your Dreams) uno de los más destacados. La estratégica decisión de BYD de implantar su primera fábrica europea de turismos en Szeged, Hungría, simboliza su ambición y su visión de futuro. La selección de este emplazamiento no es casual: se sitúa en la confluencia de rutas clave, cerca de la línea ferroviaria que une Hungría con China, lo que subraya la importancia logística para la empresa en su expansión continental. Aunque la fecha de inicio de las obras en las 300 hectáreas destinadas al proyecto no está clara, la presencia de BYD en el corazón de Europa es una señal inequívoca de la seriedad con la que encara sus operaciones internacionales.

Un gigante con cifras impactantes

BYD representa un coloso en cifras. Con 700,000 empleados distribuidos en 70 países que abarcan 6 continentes y un contingente de 70,000 ingenieros, su envergadura es global. Además, cuenta con 30 fábricas, 40 sucursales y ha presentado 27,000 patentes desde su nacimiento en 1995. Inicialmente dedicada a la fabricación de baterías para teléfonos móviles, BYD ha evolucionado hasta convertirse en un fabricante de automóviles con una cadena de producción completamente interna. Su inventiva tecnológica incluye el desarrollo de la «batería blade» de celdas ultrafinas, que además de ser utilizadas en sus propios vehículos, también son suministradas a gigantes automovilísticos como Tesla y Toyota.

Crecimiento exponencial y liderazgo en el mercado

La robustez financiera de BYD se refleja en una facturación que ascendió a 29 mil millones de euros en 2022, lo que representa un incremento del 96% respecto al año anterior, y una capitalización de mercado de 134 mil millones de dólares. Este potencial económico se traduce en un volumen de ventas de 1,86 millones de vehículos a nivel mundial el último año, el 30% de los cuales fueron eléctricos. Este crecimiento podría resultar en un hito para la compañía al superar a Tesla en el segmento de vehículos exclusivamente eléctricos.

La batalla con Tesla

BYD se ha posicionado como un serio competidor de Tesla, especialmente en el sector de los vehículos electrificados. En noviembre, BYD vendió 301,378 unidades electrificadas, marcando un aumento del 31% respecto al año anterior, con un impresionante crecimiento del 49% en eléctricos puros. Esta pugna se intensifica en el mercado doméstico chino, donde BYD goza de una ventaja competitiva gracias a marcas asociadas y a una gama más económicamente accesible.

Una gama diversificada de modelos

Frente a los cuatro modelos principales de Tesla, BYD ha ampliado su oferta con opciones como el Seagull, un vehículo eléctrico asequible lanzado al mercado chino por aproximadamente 10,000 dólares. Esta estrategia de diversificación permite a BYD apelar a una audiencia más amplia y potencialmente aumentar su cuota de mercado.

Calidad como estándar distintivo

Más allá de la accesibilidad y la penetración de mercado, BYD también ha demostrado su compromiso con la calidad. Una prueba de ello es el BYD Sello, uno de los finalistas para el Coche del Año 2024 y que personalmente he tenido el placer de probar. Este modelo destaca por su diseño, rendimiento dinámico y eficiencia. Junto con el Atto 3, el Dolphin y el Seal U, un SUV que se espera para principios de año, BYD está en posición de fortalecer su presencia en Europa e Italia, aumentando así el prestigio y la credibilidad de la marca a nivel global.