Muerte de un maestro: Henry Kissinger y su influencia oculta en la política global

Muerte de un maestro: Henry Kissinger y su influencia oculta en la política global
La muerte de Henry Kissinger

¡Noticias de última hora! Henry Kissinger, el famoso ex Secretario de Estado estadounidense, ha fallecido a los 100 años en su casa en Connecticut. El Washington Post ha informado sobre esta triste noticia, destacando el legado que dejó este influyente político y diplomático en la política exterior de los Estados Unidos.

Durante las décadas del 70 y siguientes, Kissinger tuvo un poder sin igual sobre la política exterior estadounidense. Sirvió bajo las administraciones de Richard M. Nixon y Gerald Ford, y luego continuó como asesor y escritor, expresando opiniones influyentes sobre los asuntos globales. Su habilidad para orquestar la apertura de Estados Unidos a China, negociar la retirada de la Guerra de Vietnam y moldear las relaciones con la Unión Soviética durante la Guerra Fría, lo convirtieron en una figura controvertida pero indudablemente poderosa.

Giorgia Meloni, una destacada política italiana, consideró a Kissinger como un referente en la política y diplomacia mundial. Su influencia y su frase famosa «el poder es el mayor afrodisíaco» reflejan las opiniones polarizadas sobre él, algunos lo ven como un genio diplomático y otros como un genio del mal. Sin embargo, su estrecha amistad con Gianni Agnelli y su constante atención hacia Italia, a pesar de tener un Partido Comunista fuerte, demuestran su impacto en el escenario internacional.

Las palabras de destacados políticos han expresado su pesar por la pérdida de Henry Kissinger. George W. Bush lo consideró una voz importante en política exterior, mientras que Giorgia Meloni lo elogió como un referente mundial. El canciller alemán Scholz destacó su influencia en la política exterior estadounidense y Putin lo describió como un diplomático excepcional. Incluso China ha rendido homenaje a Kissinger como un viejo amigo muy apreciado por su contribución a las relaciones entre Pekín y Washington.

Nacido en Furth, Alemania, el 27 de mayo de 1923, Heinz Alfred Kissinger emigró a los Estados Unidos antes de la Segunda Guerra Mundial. Adoptó el nombre de Henry y se convirtió en un destacado político y diplomático estadounidense. Desde su paso por Harvard hasta su trabajo en Washington, Kissinger sirvió a dos presidentes, Richard Nixon y Gerald Ford, incluso en tiempos difíciles como el escándalo de Watergate. Su enfoque centralizado en las negociaciones, su papel en la distensión con la URSS y el acercamiento a China, incluyendo el histórico viaje de Nixon a Pekín, lo convirtieron en una figura influyente.

Los Acuerdos de París para el cese del fuego en Vietnam, que pusieron fin a una guerra con casi 60,000 muertes estadounidenses, le valieron un controvertido Premio Nobel de la Paz, a pesar de la renuncia de dos miembros del jurado en protesta. Kissinger fue como un presidente en las sombras, aunque nunca ocupó la oficina oval debido a su origen extranjero. Aunque su carrera pública llegó a su fin con la derrota de Ford y la elección de Jimmy Carter, Kissinger continuó su compromiso en política exterior a través de grupos como la Trilateral.