Profundo dolor en el tribunal: padres y colegas se enfrentan a los implicados.

Profundo dolor en el tribunal: padres y colegas se enfrentan a los implicados.
Caso Paty

El lunes pasado, en la hermosa ciudad de París, comenzó un emocionante proceso judicial contra seis valientes estudiantes involucrados en el trágico asesinato del profesor Samuel Paty por parte de un joven yihadista en 2020. ¡Esta noticia ha capturado la atención de todos los medios de comunicación y ha marcado un hito en la lucha contra el terrorismo yihadista en Francia!

En el juicio de menores, los acusados, con el rostro cubierto, han comparecido con sus padres y abogados, enfrentándose a las consecuencias de un acto que conmovió a la nación y al mundo. Además, hay otro juicio programado para finales de 2024, en el que se juzgará a ocho adultos vinculados a este caso.

Antes de que los jóvenes acusados ingresaran al tribunal, varios familiares de Samuel Paty, incluyendo a sus padres, y una decena de colegas que buscan ser parte civil en el proceso, entraron a la sala. ¡Increíblemente, incluso el Ministerio de Educación tiene la intención de unirse como parte civil, a pesar de la oposición de la Fiscalía! El Ministro de Educación, Gabriel Attal, expresó: «Es fundamental reafirmar con fuerza nuestra voluntad de defender los valores de la República que Samuel Paty representaba, y también mostrar todo nuestro apoyo inquebrantable al cuerpo docente, profundamente herido por el bárbaro asesinato de su colega».

En un contexto de alta amenaza terrorista, este ataque ha suscitado indignación en Francia y en el extranjero. El 16 de octubre de 2020, el profesor de 47 años, apasionado por su trabajo de historia y geografía, fue apuñalado y decapitado cerca de su escuela en Conflans-Sainte-Honorine por Abdoullakh Anzorov, un joven refugiado ruso de 18 años de origen checheno radicalizado, quien fue abatido por la policía. El motivo de este ataque fue la molestia del joven por la exhibición de caricaturas de Mahoma durante una clase sobre libertad de expresión. En un mensaje de audio en ruso, Anzorov se felicitó a sí mismo por «vengar al Profeta».

Se está juzgando por difamación a una estudiante que, a los 13 años, afirmó falsamente que Paty había pedido a los estudiantes musulmanes abandonar el aula antes de mostrar caricaturas de Mahoma. Sorprendentemente, esta joven ni siquiera había asistido a esa clase, pero su mentira desencadenó una violenta campaña en redes sociales liderada por su padre y un activista islamista. Este activista ya había señalado al profesor en sus videos. La familia de Paty considera que estos menores desempeñaron un papel esencial en la cadena de eventos que llevaron a su asesinato.

La investigación ha revelado cómo en tan solo diez días se fraguó una trampa alrededor de Paty, desde la mentira de la estudiante hasta los ataques en línea, culminando con el atacante frente a la escuela el 16 de octubre. Resulta que Anzorov ofreció 300 euros a un grupo de jóvenes para identificar a Paty.

¡Se espera que el juicio concluya el 8 de diciembre y estaremos atentos a todas las novedades! ¡Esta es una historia que no podemos perder de vista!