La reina Letizia, a punto de abrir su espectacular joyero: repasamos las piezas más icónicas

La reina Letizia, a punto de abrir su espectacular joyero: repasamos las piezas más icónicas

Los banquetes de Estado son una oportunidad tanto para fortalecer las relaciones bilaterales entre países como para mostrar el poder y la historia a través de las tiaras y joyas que las reinas lucen en estas ocasiones. Este miércoles, Guillermo y Máxima de los Países Bajos ofrecerán una cena de gala en el Palacio Real de Ámsterdam en honor a los reyes Felipe y reina Letizia. En este contexto, recordamos algunas de las tiaras más impresionantes que ha lucido la Reina desde la proclamación de Felipe VI, algunas de ellas con una larga historia, otras heredadas de la reina Sofía o regaladas por su esposo en fechas especiales.

Los collares de chatones

La reina Victoria Eugenia dejó como herencia al menos dos collares de chatones, entre las numerosas joyas que legó. El primero, conocido como «el más grande», fue un regalo de bodas de Alfonso XIII. Esta joya pasó a su hijo Juan y luego a su nieto Juan Carlos. Fue elaborado por Ansorena con 30 chatones tallados en forma redonda, engastados a la rusa y montados en platino.

El segundo collar, de menor tamaño con 27 diamantes, fue heredado por Jaime y posteriormente subastado por su viuda en 1982. Se rumorea que fue adquirido por alguien cercano a la Familia Real española, por lo que terminó regresando a la familia. La reina Letizia lo lució por primera vez en la entronización de Naruhito como Emperador de Japón en 2019, combinándolo con una pulsera a juego y unos pendientes de diamantes y esmeraldas pertenecientes a doña Sofía.

La tiara rusa de la reina Letizia

Hasta noviembre de 2018 la Reina aún no había lucido esta impresionante tiara, la última joya que le quedaba por estrenar. Se trata de una espectacular pieza hecha de platino, perlas y diamantes que se asemeja a los tradicionales tocados rusos, llamados kokoshnik.

La tiara perteneció a la reina María Cristina, quien la utilizó por primera vez en 1906. Tras su fallecimiento, la tiara fue heredada por su hijo, el rey Alfonso XIII, quien la regaló a su nuera en 1935 como regalo de bodas en la celebración de las nupcias de su hijo, don Juan, con doña María de las Mercedes, futuros Condes de Barcelona.

La diadema princesa y la tiara ‘de las bodas’ de la reina Letizia

La marca Ansorena, como hemos visto, tiene una historia muy ligada a la Casa Real. Y ha creado una tiara de perlas y diamantes para la reina Letizia. Esta pieza es más delicada que las que suele lucir en la actualidad, de hecho, solo la ha usado en una ocasión. Durante las celebraciones por el 75 cumpleaños de la reina Margarita de Dinamarca. Está decorada con 450 diamantes talla brillante y cinco pares de perlas australianas perfectas, seleccionadas entre 3.000 gemas, con un elegante diseño coronado por la flor de lis.

Esta tiara tiene un valor sentimental especial para doña Sofía. Quien la lució tanto en su puesta de largo como en su boda con don Juan Carlos. La joya fue heredada de su abuela, quien la recibió como regalo de bodas de su padre. El Kaiser Guillermo II, último emperador alemán, cuando se casó con Ernesto Augusto III, heredero de la casa de Hannover.

Por lo tanto, esta joya no pertenece al cofre de «pasar», sino al de «casar», ya que ha sido usada en matrimonios como el de doña Sofía y doña Letizia. La pieza, de platino y estilo imperio, evoca elementos griegos como las columnas del Partenón y las coronas de laurel de los vencedores. Fue diseñada por los joyeros Koch y se destaca por el brillante que cuelga en el centro en forma de lágrima.