Scarlett Johansson: ¡aquí está el traje de Black Widow que la actriz se negó categóricamente a usar!

Scarlett Johansson: ¡aquí está el traje de Black Widow que la actriz se negó categóricamente a usar!

El cinecomic Black Widow, dirigido por Cate Shortland, vio a Black Widow de los Vengadores regresar como protagonista de su primera película independiente. Junto con Hawkeye, que entonces era el rostro central de la serie Hawkeye, Natasha Romanoff era de hecho la única del grupo de héroes que nunca había tenido una aventura en solitario en la pantalla; una ambición que la actriz Scarlett Johansson hizo realidad con el largometraje de 2021, que nos habló de los misteriosos orígenes de su personaje.

A lo largo de su arco narrativo en el MCU, Black Widow ha lucido varios disfraces y peinados, que van desde los atuendos decididamente más provocativos de las primeras películas hasta los más orientados a la acción de las últimas películas de Marvel Studios. Sin embargo, hubo un look en particular que no gustó nada a su intérprete, tanto que la empujó a negarse inmediatamente a mostrarlo en la pantalla grande.

La historia de Scarlett Johansson

Como dice Scarlett Johansson, la ropa en cuestión debería haber aparecido en Capitán América: El Soldado de Invierno; concretamente, durante la secuencia en la que Natasha Romanoff se acerca a Chris Evans y Anthony Mackie como si estuviera de incógnito.

El guión inicial preveía que, en esa escena, Natasha debía vestirse con un traje blanco y una peluca rubia. Al parecer, para la actriz ese atuendo estaba totalmente fuera de lugar en esa situación: la estrella así se lo señaló a los guionistas quienes, entendiendo su preocupación, tomaron la decisión de cambiar todo.

«Cuando estábamos rodando Capitán América: El Soldado de Invierno, el aspecto de Viuda Negra era genial y práctico. Sin embargo, inicialmente en el guión estaba la secuencia en la que ella llega en un hermoso auto y recoge a Cap, vestido con una especie de traje de tenis blanco, con una peluca rubia. La idea se desvaneció muy rápidamente. En ese momento estaba ocurriendo un cambio y quería ser parte de él. El público también pide un cambio cultural que impulse todo en una dirección más progresista. Fue un proceso».

Según la actriz, uno de los problemas fue trabajar con muchos guionistas masculinos, que a veces trataban a su personaje «como un objeto» y enfatizaban demasiado su sexualidad.